Ruta río Perejiles I / Torres, Villalba de Perejiles y Belmonte de Gracian.

Torres

En la ribera del río Perejiles el pueblo de Torres es el último por el que pasa este río antes de desembocar en el río Jalón, pero como nosotros realizamos la ruta partiendo de la antigua nacional II, sera el primer pueblo que visitaremos.

Torres en un pueblo pequeño, y como todos los de esta ribera del Perejiles con mucho "encanto", vamos que es pequeño, con gente simpática si les hablas de las cosas del día a día y que da gusto visitar viendo como en ocasiones el tiempo se detuvo hace mucho en algunos rincones.

Creo que es una pedanía de Calatayud al no figurar en el censo.

El teleclub está a la izquierda de la carretera, y nos parece las antiguas escuelas reformadas. Es un local de unos 60 metros cuadrados, limpio y muy pintado, con un colorido muy vivo.

Cuando entramos en un lado estan los hombres jugando animadamente al tute (no adivino la variedad) y en otro y bien retiradas un grupo de señoras jugando animadamente.

Nos atiende un señor de unos 60 años con la ropa de trabajo todavía puesta, ha tenido que levantarse de su silla y dejar la partida en "pausa" durante unos minutos mientras nos atiende, al poco se levanta otro algo más joven de la misma mesa y le ayuda a preparar nuestras consumiciones.

Pedimos 1 vino tinto, 3 cervezas (son San Miguel) y 2 coca colas. El importe de la consumición asciende a 3,60 euros. Observo y apunto alguno de los precios por lo llamativos, espero que no me pregunteis porqué!!

Café : 0.60
Cortado : 0.70
Con leche : 0.90 (cara la leche aquí por lo que parece)
Cerveza : 0.60
Coca cola : 0.90
Aquarius : 1.00
Boca bits : 0.25 (imagino que la bolsa pequeña, sino vaya chollo!!!)

El vino tinto es bueno, bastante decente pero como creo que no está embotellado le pregunto a quien nos atiende y ¡bingo!, es de "cosechero" y del pueblo, merece la pena probarlo de verdad.

La temperatura es muy agradable y nos quedamos un rato de conversación.

Al salir observamos que las piscinas municipales están detrás del teleclub.








Villalba de Perejiles

Abandonamos el pueblo de Torres y muy pronto llegamos a Villalba de Perejiles que tiene un censo de 117 habitantes, entramos por la calle principal y aparcamos en la plaza. Al fondo se ven un par de puertas de medio punto bien conservadas y unas cuantas fachas pintadas todavía del azul "aragonés", ese azulete que usaban nuestras abuelas para pintar los zócalos y los vanos de ventanas. El alero de una de las casas deja ver unas enormes maderas reutilizadas, llaman la atención por lo desiguales.

Damos una pequeña vuelta apurando las últimas luces de la tarde y subimos hasta la iglesia. Nos sorprende la torre de estilo mujedar construida sobre una sólida base de piedra sillar que llega a ser prácticamente la mitad de la torre. Al lado vemos una escultura curiosa sobre un circulo muy marcado, que despues de mucho pensar Javier llega a la conclusión que es el famoso reloj de sol que se inauguró no hace mucho en este pueblo. Es una buena iniciativa y resulta tan llamativo como curioso, pero está en un estado de conservación que deja bastante que desear. Seguro que no fue barata su construcción, pero se debería mantener en condiciones para rentabilizarla. Merece la pena verlo pero apresurarse, no durara mucho tiempo a este paso.

La entrada del teleclub se encuentra frente al frontón cubierto, no es complicada de localizar aunque queda un poco escondida.

En el teleclub hay unos cuantos parroquianos, la barra al fondo a la izquierda, y a su derecha unas parroquianas juegan a las cartas muy entretenidas. En otra de las mesas un pequeño grupo de hombre juegan a las cartas. Nos miran todos curiosos según entramos. Una estufa de butano caldea el local que está a una buena temperatura. Hay un fuerte olor a "farias" en el local.

Curiosamente ayer sábado 24 celebraron la matanza del cerdo, para la que había que inscribirse con antelación y abonar 10€ por persona, hay bastantes personas inscritas por lo que se ve en el gran cartel colgado en la pared.

El bar esta regentado por una joven de nacionalidad rumana a la que pedimos nuestras consumiciones: 4 cervezas, 1 coca cola, 1 vino tinto y una bolsa de pipas grande. Todo ellos asciende a 6.05 euros.

Algunos precios:
Cerveza : 0.85
Café solo : 0.75
Vino : 0.70
Refresco : 0.95
Café con leche: 0.85

La propietaria al ver que escribo las anotaciones en una servilleta me ofrece una pequeña libreta, se lo agradezco y me sorprende que estuviera tan pendiente de lo que hacía.

Los baños estan limpios y hay jabón pero no toallas ni aparato para secar las manos.

Las pipas curiosamente se cultivan en Israel aunque se empaquetan en España. El vino tinto es mediocre y pregutandole a la propietaria me indica que estoy tomando una Viña Solana del Eroski, ahí es nada.

Nos despedimos cortésmente y seguimos rumbo al antiguo Belmonte de Calatayud, actualmente Belmonte de Gracian.




Belmonte de Gracián


Belmonte de Gracián se encuentra a escasos kilómetros de Villalba y llegamos ya de noche, lo que hace que no podamos visitar la localidad como nos gustaría. Belmonte tiene censados 221 habitantes y es el mayor de los tres pueblos que hemos visitado en esta ruta.
Nos acercamos a su bonita iglesia allí en la parte alta del pueblo y tras una cerrada verja encontramos una estatua a tamaño real y en lo que parece bronce de Baltasar Gracián, el célebre belmontino nacido en esta localidad en el año 1601 pero paso algunos de sus años de juventud en la nuestra junto a su familia. Baltasar Gracián para quien no lo sepa fue un celebre escritor del denominado Siglo de Oro español, y destaca sobre toda su obra "El Criticón" según algunos comparables al Don Quijote de la Mancha. Adjunto una fotografía de esa estátua.
Despues de echar unas carreras por el pueblo Javier y yo, nos acercamos sin resuello al teleclub de Belmonte, que se encuentra tras el edificio de la iglesia, es grande y alargado y cuenta con 4 mesas. Lo atiende un joven de nacionalidad rumana que suponemos es el propietario. En el local estarán unas 12 personas y se aprecia que se ha pintado recientemente.

Pedimos 2 San Miguel, 1 coca cola, 1 infusión y 2 cafés con leche. El importe de las consumiciones asciende a 4,70 euros.

Ya tomando las consumiciones pedimos una baraja de rabino y echamos un par de partidas, la primera para recordar y la segunda más en serio que gano. Estas fueron las puntuaciones:


Pasku:10 - Paco:51 - Mari:10 - Miguel:10 - Nacho:28 - Yo:0, siendo ganador indiscutible de esta partida.

Observando la lista de precios vemos que:
Café solo : 0.70
Cerveza : 0.70
Refresco : 1.00
Vino : 0.40

Con prisa porque alguno se tiene que marchar rápidamente a Zaragoza ponemos rumbo a nuestro pueblo.









6 comentarios:

  1. hola chicos, me ha encantado ver que hay antiguas costumbres que no se pierden con el cambio generacional(aunque los guías son los mismos de entonces)jejjeje ... Un abrazo y a ver si puedo unirme a vosotros en alguna de las rutas.
    Armando

    ResponderEliminar
  2. Me debeis un teleclub... que lo sepais

    ResponderEliminar
  3. que pueblo os gusto mas? yo soy de uno de ellos os pongo en ese compromiso jeje

    ResponderEliminar
  4. Pues si que es un compromiso y gordo!
    Ten en cuenta que si es de noche vamos prácticamente directos al teleclub y como mucho una visita a la Iglesia, así que no sería justo poner a ninguno el primero en una vista tan corta.

    Destaco quizás la amabilidad de la gente de Torres que servía en el bar. En Villalba me impresionó sobre todo el reloj de sol del suelo, eso bien cuidado es algo único, la subida hasta allí también muy chula y en Belmonte la zona de la iglesia digna de una buena visita. Ya ves que no me decanto por ninguno y es que todos tienen bastante que ver, más de lo que parece cuando pasas en coche mirando solo la carretera.
    De dónde eres a todo esto?

    ResponderEliminar
  5. fmanglada@calatayud.es5 de marzo de 2009, 0:38

    lo que siempre me ha inspirado alguna reflexión al entrar en los teleclubs es la rutina que transmiten. No olvidemos que responden a la satisfacción de una necesidad colectiva de relación social en un ámbito en el que prácticamente no hay alternativas, que están muy marcados los roles (¿cuántas mujeres habeis encontrado en vuestras visitas?) y que incluso en algún lugar las clases sociales o las opciones políticas del pueblo se diferencian en función del garito que pisan. ¿Habeis detectado alguna de estas circunstancias? Otra experiencia que tengo yo, de un pueblo de la Comunidad de Albarracín, es lo más parecido a entrar a las tres de la tarde en un saloon del oeste y tener que acostumbrar tus ojos a la oscuridad mientras los parroquianos te escudriñan hasta los hígados... De la parienta que me acompaña, no comento por delicadeza.

    ResponderEliminar
  6. Mujeres si que hemos encontrado, quizás sea el único sitio donde adultos tanto mujeres como hombres cohabitan con jóvenes e incluso adolescentes al no haber otra alternativa tal como indicas. Eso si creo que cada grupo sabe perfectamente cual es su sitio y lugar en el teleclub, a nosotros los de fuera se nos permite cualquier actitud en este sentido al no conocer los roles, pero imagino que entre los del lugar esto está muy definido.
    A lo que dices sobre que te escudriñan al entrar...pues que contarte, con el símil del bar del oeste lo defines perfectamente, lo que si se que funciona es dar un sonoro "buenas tardes" a toda esa gente que callada nos observa, será por lo inesperado, será porque por educación se sienten obligados a devolver el saludo, no se realmente el motivo, pero te aseguro que según lo dices todo el mundo vuelve a su conversación como si no hubiera pasado nada... es más, diría que es la "password" o palabra clave para que el "chip" de cada cual vuelva a proceso interrumpido.

    ResponderEliminar